A mi hijo lo mataron cumpliéndole al país y necesito que se haga justicia’: madre del patrullero que fue asesinado en una balacera en Bogotá

El joven uniformado de 28 años llevaba ocho años de servicio en la Policía Nacional y hace apenas cinco meses había sido trasladado del Caquetá a Bogotá.

Como Heiner Yoel Loaiza Colo fue identificado el patrullero de la Policía Metropolitana de Bogotá quien fue asesinado en medio de un enfrentamiento con ladrones, el sábado 6 de julio, en inmediaciones del Portal Sur de TransMilenio, en Ciudad Bolívar. Loaiza quien había cumplido apenas 28 años el pasado 28 de mayo llevaba ocho años sirviendo en la Policía Nacional.

El uniformado, oriundo de Ibagué, Tolima, había sido trasladado a Bogotá hace tan solo seis meses y fue asignado a la unidad de Ciudad Bolívar para hacer parte del Modelo Nacional de Vigilancia por Cuadrantes. Antes de esto, Loaiza estaba asignado al Departamento de Policía de Caquetá, al CAI La Solita.

Liliana Colo, madre del joven, le dijo a CityNoticias Fin de Semana que necesitaba que le dieran justicia y que el crimen de su hijo no quedara impune pues él había muerto cumpliendo sus deberes con el país y que se lo habían regresado muerto.

“Me lo mataron esos venezolanos todo por defender al pueblo. ¿Por qué señor alcalde permite que los venezolanos le hagan tanto daño a los policías?. No lo permitan. A mi hijo lo mataron y solo llevaba seis mesecitos aquí”, dijo la mujer.

También, contó que su hijo estaba muy feliz de haber llegado a Bogotá. “Él me dijo ‘mami estoy muy feliz que me vayan a trasladar a Bogotá porque voy a poder estar más cerca de usted’ y yo lo recibí con mucho amor porque lo quería tener al lado mío y mire lo que le pasó, se me lo llevaron, lo mataron”.

Justamente, en medio de una de esas actividades de rutina, verificando las zonas de Bogotá, fue que Loaiza se encontró con cuatro ladrones que estaban intentando realizar un hurto en inmediaciones al Portal Sur de TransMilenio. En ese momento se inició un intercambio de disparos en el que dos hombres, a bordo de una motocicleta, le propinaron un disparo en la zona abdominal que no tenía cubierta por el chaleco antibalas de dotación.

Aunque Heiner fue trasladado de forma inmediata al Hospital Cardiovascular, de Soacha, sobre las siete de la noche de ayer los médicos informaron que había fallecido producto de la gravedad de las heridas.

Ante la magnitud de los hechos, el alcalde Carlos Fernando Galán dijo que “lamento profundamente el asesinato del patrullero Heiner Loaiza, quien esta mañana había resultado herido cuando enfrentaba a los responsables de un caso de fleteo en Ciudad Bolívar”.

Y a reglón seguido, recordó que el patrullero Loaiza sirvió a la Policía Nacional por 8 años. “Toda mi solidaridad con su familia y con la Policía de Colombia. Su muerte nos debe doler a todos y nos debe unir como ciudad. Seguiremos atacando de frente y sin tregua a las bandas criminales en Bogotá”.

Por este caso ya hay dos personas capturadas y el general José Daniel Guadrón, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, ofreció una recompensa de hasta 20 millones de pesos para quien aporte información relevante que conduzca a las autoridades a la captura de otros dos presuntos implicados en la muerte del uniformado.

Las agresiones

Según Armando Vergara, veedor de la Policía Nacional, las agresiones a uniformados se han convertido “en parte del panorama” y es que, según las cuentas de la misma veeduría de la institución, tan solo en lo que va del año se han registrado al menos 70 situaciones registradas en las que los uniformados son agredidos en el cumplimiento de las funciones propias de sus cargos.

Respecto a los asesinatos, en el primer semestre de 2024 se contabilizaron dos casos de policías a los que criminales les quitaron la vida en medio de operativos o actividades de registro y control; entre esos, el fallecimiento del patrullero Heiner Yoel Loaiza Colo.

Vergara explicó que es “total” el nivel de agresión que viven los policías en medio de los procedimientos. “El policía llega y es atacado con arma de fuego, y eso es una constante. Todos los días están agrediendo a los agentes con arma blanca y son maltratados en las calles porque ya no los ven con respeto. Los bandidos se han modernizado y ellos entran a sangre y fuego a delinquir y ahora saben que están amparados por la ley”, precisó el veedor.

No obstante, también se aclaró desde la Veeduría de la Ponal que el panorama desolador no solo es en Bogotá, sino que durante este año se han asesinado por lo menos a 28 policías en todo el país y que parte del problema tiene que ver con la narrativa que desde el alto Gobierno han creado sobre la institución y las Fuerzas Armadas.

Fuente de información y texto Periódico El Tiempo

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *