Los 21 mineros que quedaron atrapados en las minas de Sutatausa, Cundinamarca, fallecieron, confirmaron las autoridades

El gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, confirmó que los 10 trabajadores que seguían atrapados en la mina fueron encontrados sin vida en la mañana del pasado jueves 16 de marzo.

En la mañana del jueves, 16 de marzo, el gobernador de Cundinamarca, Nicolás García y el presidente, Gustavo Petro, lamentaron el hallazgo sin vida de los 10 mineros que seguían atrapados en la mina que explotó el martes en la noche, en el municipio de Sutatausa (Cundinamarca), debido a una acumulación de gases.

Así lo habría confirmado el jefe de Estado en un trino, a través de su canal habitual de comunicaciones, Twitter: “He estado en comunicación con el gobernador Nicolás García, quien me acaba de informar que, pese a todos los esfuerzos de los equipos de rescate, lamentablemente 21 personas perdieron la vida en este trágico accidente en Sutatausa. Toda mi solidaridad a sus familias”.

Los operativos de rescate seguían avanzando pese a las dificultades por el traslado a esta zona, debido a que se encuentra a una hora, aproximadamente, del casco urbano, reportó el capitán Álvaro Farfán, delegado departamental de Bomberos Cundinamarca en la vereda Peñas de Cajón.

Sin embargo, de acuerdo con las declaraciones que el gobernador entregó a Noticias Caracol, en la mañana del jueves, el equipo de rescate hizo contacto visual con los cuerpos sin vida de los 10 mineros que quedaron atrapados a 900 metros, a quienes, desde ayer, ya les quedaba poco oxigeno.

 

 

“La realidad muestra que cada minuto que pasa es menos tiempo de oxígeno, ya que están a 900 metros de profundidad”, explicó en medio de una entrevista con Blu Radio, en la que, admitió que las probabilidades de encontrar con vida a quienes seguían atrapados eran muy bajas.

Previo al último hallazgo, Gestión Nacional del Riesgo había logrado recuperar 10 de cuerpos. Y, ahora que otros 10 fueron encontrados, están trabajando en su extracción, desde los puntos conocidos como Pedregal y San Francisco.

Por su parte, en la tarde del miércoles, el director general de la Unidad Nacional para la gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), Javier Pava Sánchez, manifestó su tristeza por las vidas perdidas, pero también aseguró que desde esa entidad seguirán trabajando hasta sacar a la última persona de los socavones.

La emergencia se reportó hacia las 8:15 p.m. del 14 de marzo y, desde entonces, los organismos de rescate estuvieron realizando labores para encontrar a los cerca de 30 trabajadores que quedaron atrapados en las minas, tras la fuerte detonación, producto de lo que, hasta el momento, se cree fue una acumulación de gases.

“Es una acumulación de gases, como sabemos estas minas estaban en su parte interna llenas de gas metano, además de ello, hay polvo de carbón, esto además de ser tóxico, es altamente explosivo y obviamente esto generó que se produjera esta emergencia como tal”, comentó el capitán de bomberos Álvaro Farfán, en entrevista con el medio citado. La reacción en cadena, de acuerdo con la última actualización de García, se habría desatado debido a una chispa que uno de los trabajadores de la mina generó con su pica.

En las primeras horas de rescate, García anunció que en el lugar se implementó un Puesto de Mando Unificado (PMU) para poder atender la situación: “A esta hora, ya instalado el PMU, y desde el sistema Dptal de Gestión del Riesgo, hemos activado al @GrupoPONALSAR, cuerpos de bomberos y ambulancias. A través del CRUE, se encuentra en la zona personal de salvamento minero de la @ANMColombia (sic)”, señaló.

Y, hacia las 8:00 de la mañana del miércoles el presidente de la República, Gustavo Petro lamentó el hecho y mencionó que desde el Gobierno Nacional estaban en contacto con la Gobernación para sumar esfuerzos en la búsqueda.

A lo cual, a pesar del mal pronóstico, el gobernador decidió seguir coordinando el rescate con los organismos de emergencia, cuerpo de bomberos y de rescate minero de Ubaté, hasta último momento.

Las minas (El Hoyo, El Lucero y La Esperanza, etc.) son legales, y todos sus permisos estaban en regla, por lo que, en principio, el accidente no se debería a prácticas cuestionables; sin embargo, desde ya se espera un análisis, realizado por expertos, sobre lo ocurrido.

En suma, hubo “una reacción en cadena, se generó una explosión en una de las minas y esto generó afectación en las otras cuatro (…) Estamos hablando de cinco minas. En el momento habían 30 mineros que estaban desarrollando explotación en el tema de carbón” de los cuales, solo siete lograron salir por sus propios medios.

Mientras que, de las nueve personas que lograron salir con vida, todas fueron estabilizadas y 6 obtuvieron el alta en cuestión de horas, de acuerdo con el último parte del Hospital de Ubaté. Al igual que los tres rescatistas que presentaron problemas de salud por inhalar gases al interior de la mina, tras la confirmación del hallazgo sin vida de los últimos 10 mineros atrapados en los socavones, la gobernación prestará “acompañamiento psicosocial” a las familias de las víctimas, quienes, serán identificadas a medida que vayan llegando a la superficie.

Fuente de información, texto y fotografía infobae.com

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *